La ciudad de Copenhague ha estrenado aceras nuevas ¡y autodrenantes! Sí, han inventado unas baldosas que recolectan y distribuyen el agua de lluvia a la vegetación cercana. 

Preocupado por las fuertes tormentas que ocurren en la ciudad danesa, Flemming Rafn Thomsen (cofundador de la firma de arquitectura danesa Third Nature) diseñó una especie de loza permeable que posee pequeños agujeros que hacen posible que el agua de lluvia se filtre y se pueda almacenar o desviar a cualquier jardín o campo cercano, favoreciendo el riego natural y el ecosistema saludable en entornos urbanos. 

Dicha creación es producto de cinco años de trabajo, pero sin dudas un tiempo muy bien invertido, ya que el primer tramo de 165 pies instalado en el barrio de Nørrebro de Copenhague arrojó resultados prometedores y despertó el interés de otras ciudades de Dinamarca, Alemania y Canadá.

Si bien estas baldosas, que están producidas por Climate Tile, son más caras que las tradicionales, este sistema de adaptación al clima para entornos urbanos es el más barato del mercado. Lo que hace que Thomsen, lejos de desanimarse, busque un distribuidor que logre expandir su creación para que el mundo pueda beneficiarse. 

Asimismo, con miras al futuro, dice: “La idea general es hacer una loseta estándar que se pueda agregar sin problemas a los pavimentos existentes. Queremos llevar la medida ecológica un paso más allá. En este momento estamos trabajando en una mezcla de concreto experimental que utiliza residuos de baldosas de ladrillo rojo y utiliza hasta un 30% menos de emisiones de carbono durante la producción”.

¿El fin de los resbalones?

Leave a Reply