Quién otro sino Tibaldi podría haber creado una pluma estilográfica cuyo valor supera los siete millones de euros.

La centenaria marca italiana, conocida por diseñar lujosos instrumentos de escritura, fabricó un único ejemplar de un bolígrafo que pretende ser el más caro de la historia y que se adjudicó en una subasta en Shanghái (China) por ocho millones de dólares.

Fiel a su tradición de crear artículos de gran valor estético y técnico (sin descuidar, por supuesto, aspectos como comodidad y resistencia), que resulten tan elegantes como funcionales y que atraigan los sentidos, Tibaldi diseñó esta pluma única y exclusiva que reúne toda clase de lujos en un diseño elegante y transgresor. 

Joyas y más joyas, ese es el secreto (y el motivo de tan elevado valor) de este nuevo diseño italiano. En concreto, 945 diamantes negros incrustados en su carcasa, junto a 123 rubíes. Todos colocados con espectacular armonía, en perfecta simetría y con una llamativa disposición especialmente en la tapa.

Lógicamente posee las proporciones perfectas. Y quizá el detalle más sorprendente sea que ha sido fabricado en base a la proporción áurea, el mantra más pronunciado y utilizado por artistas de todo el mundo a lo largo de la historia en multitud de edificios, pinturas y esculturas.

Prohibido escribir chorradas con ella.

Leave a Reply