El visionario Peugeot Lab ha ido un paso más allá y ofrece algo nunca visto: un triciclo de inspiración clásica con su propio degustador de ostras Gillardeau. Tiene capacidad para transportar cestas con provisiones y bebidas para 12 personas, mientras que la asistencia eléctrica garantiza un desplazamiento sin esfuerzo y totalmente sostenible. Win win.

El diseño de este triciclo-bistrot ya es de por sí único, pero su alianza con Gillardeau lo eleva a los altares de los más exigentes clientes. El vehículo, tan sorprendente como nostálgico (despertará los recuerdos de los más mayores gracias a sus exquisitas líneas vintage), tiene una autonomía de 160 kilómetros y la inclusión de la experiencia gastronómica por excelencia, la cata de ostras, lo convierte en la flipada ‘tech’ definitiva.

Esta alianza francesa combina lo material y complejo del diseño del propio triciclo, con la exquisitez y sencillez de las ostras, absoluto manjar marino y devoción de los paladares más refinados.

Esta vez la perla no estaba dentro de la ostra.

Leave a Reply