La pornografía existe desde hace muchos años y, en loque refiere al séptimo arte, las primeras películas aparecieron de manera independiente en los Estados Unidos, Francia, Austria, Alemania, Rusia, Argentina y el norte de África entre 1907 y 1919. Desde la década de 1910 hasta principios de los años 30, las películas entrelazaban sexo con humor y narrativa. Luego, el humor y la trama declinaron, cada vez más subordinados a la representación de las actividades sexuales. Se trataba de películas cortas, mudas, en blanco y negro realizadas desde el anonimato (estas características contribuían al atractivo explícito por su carácter “realista”, de ahí que se mantuviesen aún cuando el cine ya había evolucionado.

Pornhub, el portal de pornografía más grande del mundo, desempolvó esas viejas películas y se asoció con el Museo del Sexo en la ciudad de Nueva York para la presentación de “STAG: Los orígenes ilícitos de la película pornográfica”, una selección de las películas favoritas de este género producidas desde principios de 1900 hasta 1960.

“Estamos orgullosos de asociarnos con el Museo del Sexo”—dijo Corey Price, vicepresidente de Pornhub, en un comunicado de prensa—. Queríamos celebrar las primeras representaciones del sexo en una película y rendir homenaje a los cineastas profesionales y productores aficionados responsables de este tiempo sin precedentes en el entretenimiento para adultos”.

Además del homenaje, la muestra pretende ofrecer una idea de cómo solía mostrarse la sexualidad en el pasado e invitar a la nueva audiencia contemporánea a determinar por sí mismos qué ha cambiado o no desde aquellos tiempos a nuestros días.

 Las películas se presentarán a los visitantes del museo en un teatro antiguo abierto al público desde el 21 de junio hasta el 21 de octubre.

Arde la Gran Manzana.

Leave a Reply