Andalucía es una tierra de infinitas riquezas e incalculable valor cultural e histórico. Sus tesoros cubren todo el territorio andaluz, bañando sus costas con el Mediterráneo por el Este y el Océano Atlántico al Oeste. La espectacularidad de su orografía hacen de esta región un lugar en el que venir a perderse, en el que quedar atrapado, del que no salir. ¿Para qué?

Todos los que vienen al Sur quedan absolutamente prendados de sus gentes, de un sol que nunca se esconde, de la magia de sus calles, de la incomparable variedad de legado histórico presente en cada uno de sus rincones, de una gastronomía que desde Almería con su sopa bullabesa, a los huevos a la flamenca de Sevilla o el salmorejo cordobés, pasando por los espetos de Málaga o el atún rojo gaditano, la tortilla del Sacromonte granaíno, la pipirrana de Jaén y las gambas de Huelva, no tiene parangón en todo el territorio nacional.

La lista de valores de Andalucía es interminable, y las excusas para no visitarla no existen. Pero la experiencia, puede ser aún más memorable. Renfe pone a disposición de los más nostálgicos y exquisitos el tren histórico Al Andalus. Un palacio sobre las vías que te transportará a otra época. Un palacio en el que la Familia Real Británica viajaba a la Costa Azul para sus vacaciones.

Las comodidades que ofrece son incomparables, únicas. Salones llenos de sofisticación y glamour, originales de 1928 y 1930, auténticas joyas de la época, que harán que tu viaje no sólo sea en el espacio, sino también en el tiempo. Su excelsa oferta gastronómica, y su recorrido por gran parte de Andalucía son el epítome de una conquista, la de la tierra de Picasso, Lorca o Camarón, que Al Andalus se ha propuesto hacer épica.

Jerez, Córdoba, Sevilla, Cádiz, Ronda, Granada, Linares y Baeza harán las delicias de los viajeros que decidan disfrutar de la semana de viaje en esta joya, y podrán empaparse de la historia, cultura y manera de disfrutar de la vida que los del Sur llevamos por bandera.

¿Partimos?

Leave a Reply