Ya no se les puede llamar fenómeno, ni revolución, ni sorpresa… BTS ya son más que una realidad en el país norteamericano, ya han puesto a bailar a los millenials yanquis y han puesto patas arriba la industria musical de USA.

Por complejo que parezca, chavales de todo el mundo han aprendido coreano sólo para cantar las canciones de esta boy band de componentes de aspecto andrógino, pelo multiteñido y estética absolutamente fashionista que ha rendido a sus pies al mismísimo Kim Jones, Director Creativo de Dior, que vestirá a estos siete jóvenes coreanos en su gira mundial.

Su hit “Boy with luv” junto a Halsey ha sido su golpe definitivo en la mesa de los grandes de la música pop internacional. K-Pop aparte. Su vídeo de estética colorista, que recuerda en ciertos momentos a los escenarios de Wes Anderson, es una declaración (más) de intenciones con la que sin duda han logrado hacerse con el beneplácito del mercado americano.

Su actuación en los últimos Billboard Awards, o en shows de máxima audiencia y relevancia como The Ellen Show o el late night de Jimmy Fallon les han terminado de catapultar en la siempre compleja industria estadounidense, demostrando que a pesar del idioma, son un producto atractivo, muy demandado por la creciente población asiática en EEUU, y que encaja perfectamente en el puzle musical del país de las oportunidades.

Bienvenidos a Territorio Surcoreano

Leave a Reply