La nueva serie de Netflix de David Gelb, Street Food, ha entrado por la puerta grande. La hermana pequeña de Chef’s Table nos sorprende con un formato ligero, ameno y lleno de emociones. Chef´s Table, continuación de “Jiro: Dreams of Sushi”, se centra en la vida y trabajo de seis prestigiosos chefs (un capítulo para cada uno) de distintas partes del mundo. En ella tenemos la oportunidad de ver la trayectoria personal y profesional de Ben Shewry (Melbourne), Dan Barber (Nueva York), Massimo Bottura (Modena), Niki Nakayama (Los Ángeles), Francis Mallman (Buenos Aires) y Magnus Nilsson (Järpen-Suecia). Aunque ésta sigue siendo una de las favoritas, Street Food escala muy rápido gracias a unos episodios donde se ve más acción, con una mayor variedad de experiencias humanas.

Mientras que Chef´s Table se centra en cocineros, Street Food Asia lo hace en ciudades de Vietnam, Singapur, Corea del Sur, Japón, Taiwán e India. El director neoyorquino, siguiendo su línea intimista y personal, nos muestra la persona detrás de los platos callejeros más famosos. Deja en segundo plano la comida para mostrarnos las relaciones que se entablan dentro y fuera del puesto, los lazos de amistad que se generan y el sacrificio personal. El formato consiste en mostrar a dos o tres cocineros callejeros de la ciudad en cada episodio. Pero, sin duda, el momento más emotivo es el de Jay Fai en la primera entrega de la docuserie. Una cocinera de Bangkok, que decidió apostar por ingredientes de primera calidad y logró que su cocina callejera obtuviera una estrella Michelin.

Otro de los puntos a favor de la nueva niña bonita de Netflix es su diversidad de género. No aparece ningún blanco cocinando o hablando y aparecen chefs femeninas como estrellas principales. Además incluyen la lucha sobre la protección de las comunidades de comida callejera haciendo que aparezca este tema en las conversaciones internacionales. Muchos de los cocineros tratan de aconsejar a las generaciones futuras para que realicen algunos cambios y no verse así afectados por un posible cierre de su modo de vida. La mayoría de las regulaciones que se aplican no llegan a oídos de esta gente (hablamos de personas que a veces no saben ni leer) y por tanto estos chefs, viéndose en su misma situación pero años atrás, les ayudan a ponerse al día.

La incansable cocina de Netflix que nos alimenta.

Leave a Reply