El mundo digital en el que vivimos nos tiene expuestos a todo tipo de intrusismo, y a la opinión de cualquiera que nos siga, o simplemente nos visite, en nuestros perfiles en redes sociales.

Esta facilidad para acceder a las vidas de otros sin problema ni impedimentos, en muchas ocasiones, y cada vez más, se traduce en ataques anónimos detrás de perfiles falsos, o a cara descubierta desde las cuentas personales de usuarios cuyo único propósito es el odio. Los que más sufren este ciberacoso, sin duda, son los denominados influencers, cuyas vidas están más expuestas aún que las del resto, y el contenido en el que volcar la ira de los haters es mayor. Este odio absurdo y sin justificación, generalmente viene fruto de la envidia de estos usuarios de redes sociales por las vidas trepidantes y lujosas de muchos de éstos.

Hace unos días la famosa bloguera, modelo y nueva musa de muchos diseñadores Chiara Ferragni presentaba una muñeca de sí misma en colaboración con la compañía juguetera Trudi con fines benéficos. Todo lo recaudado con la venta de esta muñeca irá destinado a Stomp Out Bullying, una organización que está luchando contra el “ciberbullying”.

Esta muñeca es una réplica de las que sirvieron de regalo para los invitados de la boda de Chiara y Fedez el pasado año, y que fueron todo un éxito entre amigos y familiares.

Inicialmente, este peluche se podía adquirir en The Blond Salad Shop, la webstore de la italiana, pero pocas horas bastaron para agotar las existencias. Esto provocó un restock inmediato, y que se pusiera a la venta en Amazon y en la web de Trudi.

La muñeca tiene un “total look” de Chiara e incluso tiene su propia cuenta de Instagram @cfmascotte .

La campaña que inicia Chiara con la creación de esta muñeca marca un antes y un después en social media. El objetivo es claro, y no es otro que concienciar del daño que estos ataques indiscriminados provocan, y tratar de parar a estos expertos en energía negativa, y que tratemos de enfocarnos en crear algo positivo en la red, ignorando ese odio gratuito, y no bajar los brazos en la lucha por nuestros sueños e ilusiones.

La relevancia de Chiara en Instagram es indiscutible, al punto de que su boda tuvo un impacto en RRSS que superó los 36 millones de dólares, por lo que esta iniciativa tan acertada no puede venir en mejor momento.

Juguemos con muñecas, no con la vida ajena.

Leave a Reply