Si la semana pasada Billboard celebraba la fiesta dela música latina en el Mandalay Bay de Las Vegas, ayer tuvo lugar el show de shows de la industria americana.

Como no podía ser de otra manera, la gala no dejó nada en el tintero, y artistas y presentadores dieron forma a una absoluta celebración de la música con momentos únicos en la entrega de premios – véase Drake y su spoiler Juego de Tronos – y sobre todo encima del escenario, donde Taylor Swift, The Jonas Brothers, Ariana Grande o Madonna con Maluma deslumbraron con actuaciones memorables, tanto visual como musicalmente hablando.

La “Ambición Rubia” estrenó en exclusiva su tema “Medellín” junto al cantante colombiano, y sus réplicas en holograma bailando al ritmo de este nuevo hit provocaron la locura entre los allí presentes. Por Madonna no pasa el tiempo, ella lo inventa.

Por su parte, Taylor Swift desplegó toda su fantasía para una performance impecable en lo referente a la escenografía, y vocalmente mágica junto al líder de Panic! At the Disco, Brendan Urie.

Ariana Grande no necesitó de N*SYNC para reventar el escenario con su “7 Rings” y un show de estilo bien urbano, aunque sin olvidar su toque pink y sus infinitas botas over the knee.

No hay duda de que uno de los momentos álgidos de la noche, en lo que a espectáculo se refiere, fue la reunión de los Jonas Brothers, tras sus aventuras solistas, cantando los hits que han catapultado al éxito a Nick y Joe en este tiempo, acompañando Kevin a sus hermanos al bajo dando garra a la vuelta de los hermanísimos con “Sucker”.

Pero si alguien iluminó la gala fue la eterna Mariah Carey al ser nombrada Billboard Icon. Su agradecimiento, lleno de humor y sentimiento, sin rehuir los momentos duros que le tocó vivir, y animando a aquel que ambicione el éxito a trabajar duro y persistir, levantó a los allí presentes en una ovación interminable y rindiendo al inmenso elenco de estrellas asistentes. Su medley previo al premio despertó la nostalgia entre los fanáticos y recordó los mejores temas de la voz de oro americana. Su lanzamiento de kleenex antes del homenaje dará para muchos memes.

La leyenda Paula Abdul regaló a la historia de estos premios una actuación memorable llena de acrobacias y baile que revolucionó a propios extraños. Su espectacular estado de forma a sus 56 años bien lo quisieran muchos de los jóvenes talentos que anoche la contemplaron reventar el escenario.

Sin duda, y como no podía ser de otro modo, los Billboard Music Awards volvieron a paralizar a los amantes de la música en torno al MGM Grand Arena de Las Vegas, otorgando 12 micrófonos de oro al canadiense Drake, estableciendo un récord histórico de la institución al ser el máximo receptor de estos premios con un total de 27. Cardi B, aspirante a 21 galardones, se quedó con 2, y los surcoreanos BTS llegaron, vieron y vencieron llevándose 2 premios, igual que Ariana Grande.

La mejor música, las estrellas más radiantes, y un spoiler de Juego de Tronos.

¿Se os ocurre un mejor resumen?

Leave a Reply