Hay tendencias que deberían no serlo, y sí establecimientos permanentes en los preceptos de la arquitectura y el diseño. Planar House es una vivienda que trata de explorar la horizontalidad hasta sus últimas consecuencias.

Ésta es una de las señas de identidad de Estudio MK27, quien ha diseñado la vivienda junto a Lair Reis, integrando su construcción en un entorno natural, y respetando el ambiente y el paisaje presente a su alrededor. El resultado, una obra arquitectónica de belleza incomparable y con toda la majestuosidad de la zona donde se ubica implícita en ella. 

La residencia, de corte minimalista, se encuentra ubicada en la urbanización de Porto Feliz, a las afueras de São Paulo (Brasil). Cuenta con más de mil metros cuadrados y un techo totalmente cubierto de hierba, por lo que, vista desde el aire, la casa se mimetiza con la topografía de la zona.

Además, se ha tenido muy en cuenta toda la composición de la azotea, colocando los paneles solares y las claraboyas de manera que recuerden a un jardín zen, camufladas en el espacio verde de la misma.

El techo es totalmente rígido y se sujeta con pilares en lugar de vigas. Bajo éste, se pueden encontrar dos áreas. Por una parte está el gimnasio, sala de juegos, servicios y la cocina, y en la otra, se ubican cinco habitaciones. Tanto los muebles como las paredes están construidos en madera, con la que aportar un ambiente mucho más natural e integrado al espacio.

Toda la vivienda se ha diseñado para que se pueda transformar en una enorme terraza a través de un sistema de puertas correderas de cristal, convirtiendo un elemento artificial, en una parte importante del idílico emplazamiento de Planar House.

Sus muros exteriores, construidos en ladrillo, se han diseñado curvos, pasando de ser cóncavos a convexos y viceversa, haciendo una especie de serpenteo que contrasta con los ángulos rectos con los que está construida la casa.

 

 

Leave a Reply